Maria Guadaña & Jose Domingo

Ambigu Axerquia – Viernes 4 de Octubre 2019

  MARIA GUADAÑA & JOSE DOMINGO en concierto + sesion de DuCanción

Llegan a Córdoba María Guadaña y Jose Domingo. Dos de los artistas más originales y atípicos de la escena pop rock española. No te los pierdas. Además, sesión del DJ cordobés Du Canción

Remedios paganos es una puñalada en el corazón, el manifiesto de una artista que puede recordar a muchos pero no se parece a nadie. “La muerte”, el sencillo que anunciaba el EP Remedios paganos, hacía presagiar que nos íbamos a encontrar una colección de canciones definitivamente singulares.

Desde Jaén, María Guadaña se postula como revelación del año con su EP de debut, Remedios paganos. Tensión, oscuridad, elegancia y realismo mágico con discurso propio y un carisma interpretativo al alcance de pocos. Rock arrabalero para salones de té. Dos de los mejores directos que se pueden disfrutar ahora mismo.

Descarnada, igualadora, enlutada, pelona chingona, malquerida, bien amada, amante envidiosa… María Guadaña.

El universo de María Guadaña se mueve entre la venganza, el desamor, la sensualidad y la muerte. Cuánta belleza. Una afirmación de femineidad e inteligencia. Y de emociones. Músicas y letras que se pegan a la piel. Precipicios a los que asomarse. Jirones de vida convertidos en canciones. Un corazón atravesado por agujas.

La artista se abre en canal con sus tonadas. Aquí no hay concesiones: ¿rock de arrabal, post punk melancólico, folklore urbano o cabaret milenarista? ¿Qué más da? María Guadaña consigue estremecer sin recurrir a más recurso que su agridulce garganta, la poesía de su pluma y la impedimenta de sus mimbres musicales que la entroncan con artistas como Lhasa de Sela, PJ Harvey o Mark Lanegan.

Jose Domingo

JOSE DOMINGO Nuevo disco Mientras dios no mira.

El valor de ser diferente.

Mientras dios no mira  va a apuntalar el veredicto unánime de la prensa especializada de que Jose Domingo es uno de los artistas más interesantes y originales de nuestro país.

Jose Domingo ha hecho la digestión de todas las músicas que se cocinan en el arco mediterráneo. Íntegro, arriesgado, transgresor e inconformista, disco a disco, Jose Domingo va engordando su universo de profundidad y aligerándolo de prejuicios.

Su nuevo álbum está poblado de atmósferas, detalles y poéticas imágenes que se materializan en su voz profunda. Pop rock psicodélico en tecnicolor, elegante y singular. Brilla en temas como “No hay nadie”, pirueta entre el rock y el alma que nos hace ver la presencia ausente que una relación fallida deja por todas partes.

Aire líquido con sabor a enigma para describir lo que significa vivir en el pueblo mallorquín de “Santa Eugenia”. El mar se erige protagonista en todo el recorrido de este trabajo. Se puede tocar con los dedos en “Desaparecer”. Se convierte en fotografía en “Mañana” toda una afirmación de estilo de vida. Una tenue luz se apodera de la escena en la hedonista “Sueño con fiestas” con la sutil voz de Maria Rodés.

Art rock con la clase de los primeros ochenta sobresale en la vigorosa “Huyes” que parece diseñada para un improbable baile entre Brian Ferry e Ian Asbury, o quizá no tan improbable. Hay que aprovechar mientras dios no mira. Así arranca este trabajo, con “No saldrá en la fotografía” un delirio de insolación, progresivo, psicotrópico, con lejanos ecos del Sur de Europa, de Itaca, de Siracusa o de la Axarquía. Psicodelia española. Glamour sureño.

Y como síntesis de cómo se llega a la madurez de manera sencilla, “Un segundo más así”, donde la luz se adueña del espacio, se vuelve enigmática y se funde con el horizonte. Y para una “Conversación entre un padre y un hijo” miremos a Oriente, donde termina el Mediterráneo.

Un artista sin temor a experimentar que no pierde el eje de sus orígenes ni la brújula de su esencia, porque, como él mismo dice, “un artista tiene que ser sensible con su entorno y crear su propia simbiosis con él, sin depender de la tendencia o la moda”.  “Aire renovador que lleva sus aciertos a nuevos territorios sin olvidar el pasado reciente de la canción ibérica” como lo definió Enrique Bunbury.

Apostamos a que no puedes escucharlo sólo una vez. Apostamos a que, por muchas veces que lo oigas, cada vez te parecerá diferente.